top of page
  • Foto del escritorSusana von der Heide

¿Cómo sería tu empresa si naciera hoy?

Founder & Thinking Partner en VON DER HEIDE #HRinfluencersLatAm


¿Cómo hacer para virar el timón y cambiar el rumbo mientras se navega?


Una pregunta difícil y, al mismo tiempo ineludible que debemos hacernos si queremos evolucionar.


Mi empresa cumple 25 años. Llegamos habiendo crecido mucho y colmados de satisfacciones. Ahora, junto a mi equipo, me propongo que nazca otra vez y es tanto el entusiasmo que me produce la decisión que quisiera volver a proponérmelo tantas veces como sea necesario.


Quiero mantenerme en un estado permanente de pregunta, curiosa y audaz a la par de un mundo que se transforma.


Tu empresa, equipo o profesión merecen que te animes. Más aún si llevas más de 10 años trabajando. Hacerlo puede ser un mero acto de supervivencia o un gesto de grandeza y valentía que te permita recomenzar aún mejor.


Para poner a tono nuestra empresa con los tiempos que corren necesitamos desactivar los viejos hábitos y muchas de las creencias que abrazamos hasta hoy. El primer paso para ello es reconocer todas esas prácticas que con el tiempo se fueron haciendo transparentes, que funcionan en piloto automático y que sostuvieron y sostienen nuestro negocio.


Asimismo se impone volver a leer el contexto de nuestro mercado y junto con ello cuestionar la declaración de propósito inicial. ¿Sigue teniendo sentido tal como fue formulado originalmente? ¿Coincide nuestro propósito con aquella razón de ser que encantaría al cliente actual? Y nuestro modelo de gestión, ¿sigue enamorando a nuestros colaboradores?

Converso a diario con muchos ejecutivos que se preguntan, por ejemplo, cómo es ponderar la variable tiempo en términos de la velocidad exponencial con la que suceden las cosas en la era de la digitalización. La preocupación es inevitable ya que hoy hay que vérselas con empresas diseñadas a partir de la digitalización de todos sus procesos, compañías que nacen en consonancia con este mundo de cambios exponenciales y que son lideradas por líderes exponenciales.

Es imposible eludir la pregunta sobre cómo convertir los procesos relacionados con personas en experiencias memorables para todos.

O cómo revertir el statu-quo incrustado en la cultura el cual se manifiesta desde la forma en que están distribuidos los escritorios en las oficinas hasta en el modelo de gestión.

Todos estos interrogantes se resumen en una gran pregunta

¿Cómo es una empresa que nace hoy?
  • Promueve una cultura que valora en sus líderes su mindset tanto o más que sus skills. El liderazgo exponencial se sostiene sobre valores, creencias y actitudes capaces de generar respuestas disruptivas y el propósito compartido opera como norte en las decisiones

  • Valora e implementa nuevas tecnologías, IA, VR y gamificación no sólo para agilizar la gestión sino para acelerar el aprendizaje y acompañar la velocidad con la que permanentemente evolucionan el negocio y la relación con los clientes.

  • Sus líderes buscan la sustentabilidad del negocio pero al mismo tiempo velan por el impacto más amplio en su comunidad o en la sociedad en su conjunto.

  • Empatiza con sus clientes, los comprende y no sólo cubre sus necesidades sino que descubre sus anhelos y cumple sus sueños. Establece vínculos emocionales colmados de significados y sentido.

  • Establece partnerships estratégicos con otras compañías para adaptarse mejor y constituir redes colaborativas con especialistas.

  • Construye su identidad corporativa basándose en soluciones disruptivas, o sea, proponiendo ofertas robustas e irresistibles con atributos diferenciales claros.

Tu nueva empresa tiene que ser:
+ Humana + Digital + Adaptable

Si te interesa y deseas convertirte en una empresa que reúna estas características, seguramente,

  • No disfrutarás de estar en un engranaje inmóvil del esquema piramidal de un organigrama

  • Elegirás, en cambio, el modelo de la redarquía al que alude Josh Bersin que permite conexiones diversas para aportar tu milla extra y conectar tu propósito en esa compañía.

  • Buscarás mantener relaciones adulto-adulto que evitan el control y el micromanagement que sólo restringen la inteligencia colectiva.

Estamos viviendo una era definida como Hiperhumana e Hipertecnológica

¿Qué significa esto?

El hombre del SXXI debe adaptarse a los cambios con la misma celeridad con la que los crea, superando sus propias resistencias y tiempos biológicos de adecuación. Ello lo obliga a desarrollar nuevas capacidades y reformular su mindset para aceptar el ritmo de la evolución tecnológica.


El pensamiento secuencial y analítico, propio del hemisferio izquierdo, tan valorado hasta el SXX le está cediendo el protagonismo al hemisferio derecho que nos aporta la simultaneidad y la síntesis. Sabemos poco de cómo utilizar estas habilidades y necesitamos descubrir las nuevas perspectivas que se nos abren a partir de aprender a usar los recursos que ignorábamos que teníamos y que paradógicamente la tecnología ayudó a develar en nuestro cerebro para incrementar la dimensión hiperhumanista.


La primera decisión a tomar, impostergable e indelegable, es la recreación de uno mismo. La segunda es alimentar el coraje para enfrentar el temor a la incertidumbre, en la certeza de que lo que viene será aún mejor!


"Mi mayor desafío es identificar y revelar “qué hacer” para traer el Futuro al Presente en el Mundo del Trabajo"
Susana von der Heide - President & Thinking Partner - VON DER HEIDE
15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page