• VDH

El trabajo remoto dejó de ser tendencia para irrumpir e instalarse.

Actualizado: hace 2 días

Por Alirio Silva


¿Fue esta pandemia inédita la que cortó el escepticismo de quienes aún se resistían?

Al hablar de trabajo remoto las imágenes que se han asociado son personas paseando a sus perros, o en una sesión de gimnasio a media mañana, llevando a sus hijos al colegio o ayudándolos con la tarea. Estas son solo algunas de las formas en que los trabajadores remotos pueden disfrutar de un horario flexible.



Debido al coronavirus, trabajar desde casa ya no es un privilegio, es una necesidad, detrás de las puertas de apartamentos y hogares, miles de empresas están tratando de descubrir cómo operar en un mundo virtual, mientras otras ya están adaptadas a esta forma de trabajo. Eso significa que muchas más personas intentan organizar reuniones con clientes y sus equipos a través de aplicaciones de videochat, o discutir planes en plataformas de trabajo colaborativo.


Algunos líderes temen que el éxodo de la oficina disminuya la productividad, pero hay evidencias de que esto no es totalmente cierto, Google en el año 2019 realizó un estudio con el fin de comprender el impacto del trabajo remoto, encuestando a más de 5000 colaboradores, evaluando el bienestar, rendimiento y conexión en sus equipos distribuidos por todo el mundo. En este estudio no se encontraron diferencias en la efectividad, desempeño o las promociones para las personas y equipos cuyo trabajo requiere colaboración de colegas que realizan trabajo a distancia en comparación con los colaboradores que pasan la mayor parte del día a día trabajando con colegas en la misma oficina. El bienestar también era similar, demostrando la capacidad de encontrar equilibrio entre la vida laboral y personal al priorizar rutinas importantes como sueño saludable y ejercicio. Al mismo tiempo, los colaboradores enfatizaron que la coordinación de horarios, reuniones y las conversaciones improvisadas que ayudan a los compañeros de equipo a conocerse y confiar entre sí, demandan mayor esfuerzo. Como resultado de esta iniciativa, desarrollaron una guía llamada “Distributed Work Playbooks” con una serie de lineamientos que les permiten mejorar la experiencia de sus colaboradores que forman parte de equipos remotos.


En Estados Unidos los trabajadores remotos son un segmento enorme y creciente de la fuerza laboral, un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales del año 2019 revela que al menos 36 millones de personas (25% de los empleados estadounidenses) trabajan desde casa al menos parte del tiempo.


Los líderes deben ser conscientes de que, a medida que el trabajo remoto se vuelve más común, las empresas que no pueden incorporarlo serán inusuales. Y esas culturas, con el tiempo, tendrán mayores dificultades para mantener comprometidos a sus colaboradores.

Los datos son bastante claros, Gallup en uno de sus estudios encontró evidencias de que el trabajo remoto mejora los resultados de negocio, es una política deseada por los empleados más talentosos y aumenta el engagement de los colaboradores, pudiendo generar hasta un 41% menos de ausentismo y un 21% más de rentabilidad en algunas ocasiones.


El trabajo remoto no es para todos, pero para los colaboradores y organizaciones que pueden hacerlo funcionar, tiene beneficios muy valiosos. Para los colaboradores, ofrece una mayor flexibilidad y autonomía, reduce costos de transporte y permite ser productivo en el entorno que elija. Para las organizaciones, una fuerza de trabajo remota expande el mercado laboral disponible, permite prestar servicios de manera eficiente a clientes en múltiples zonas horarias y disminuye costos laborales. También puede ser una forma valiosa de retener talentos valiosos, como los nuevos padres y madres o aquellos que equilibran el trabajo y el cuidado de los ancianos.


Los desafíos del trabajo remoto no deberían disuadir a las organizaciones de invertir en una fuerza laboral remota.

En estos tiempos difíciles debido al aislamiento social que ha generado la pandemia del COVID-19, los líderes además de gestionar el desempeño de sus equipos, tienen la responsabilidad de apoyar la salud mental de sus colaboradores más que nunca. No solo es lo correcto para los miembros de su equipo, sino que es lo correcto para sus negocios. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud estima que por cada dolar invertido en salud mental hay un retorno de un 400% en salud y productividad mejoradas. Por esta razón, es muy importante abordar esta situación de manera directa, apoyando a los miembros del equipo a buscar ayuda si, por ejemplo, se sienten extremadamente solos por el aislamiento social o ansiosos por la propagación del COVID-19. 


Debido a la naturaleza única de la situación actual, algunas soluciones no serán apropiadas, sin embargo, con la gran cantidad de recursos digitales disponibles, los líderes no deberían sentirse limitados para lograr generar una cultura, capacitación e información más clara y abierta sobre dónde o a quién pedir apoyo, todo lo cual es posible compartiendo sus experiencias a través de una video llamada, enviando correos electrónicos a sus equipos reconociendo las dificultades del distanciamiento social y compartiendo recomendaciones, creando espacios virtuales públicos y privados en los que los empleados pueden compartir sus propios sentimientos. Ejemplos de algunas iniciativas digitales, tenemos a la empresa Gitlab que genero un canal de Slack llamado #mental_health_aware, Accenture en su filial del Reino Unido donde ofrece a sus empleados acceso a un entorno de chat confidencial y administrado profesionalmente, Starbucks en Estados Unidos ofrece 20 sesiones de terapia anuales a sus 220,000 colaboradores a través de una plataforma llamada Lyra, empresas como General Electric, Google, LinkedIn, Unilever y Hyatt brindan acceso a una aplicación de meditación llamada Headspace, algunas otras compañías ofrecen acceso a aplicaciones de actividad física como Daily Burn


Afortunadamente, las organizaciones hoy cuentan con acceso una gran cantidad de herramientas digitales para la gestión del desempeño y salud mental de sus colaboradores, aunque tienen el desafío no menor de mantener la cultura de la organización, por lo que es imprescindible generar espacios que permitan articular las tareas con sentido de propósito. Este es un gran desafío, donde los líderes hoy tienen la oportunidad de inspirar confianza estableciendo expectativas claras, implementando formas transparentes y regulares de comunicación para mantener un diálogo activo con los colaboradores, fomentando espacios de seguimiento y evaluación, logrando generar evidencia de coherencia a través de sus acciones y desarrollando una cultura basada en el compromiso.


#trabajoremoto #covid #digitalización

0 vistas

ARGENTINA

(+54911) 6170 0035

CHILE

(+562) 2657 7777

​MÉXICO

(+5255) 5281 3337

© VON DER HEIDE. All Rights Reserved

  • Black LinkedIn Icon
  • Black Facebook Icon